sábado, 12 de octubre de 2019

FRAGMENTO FILOSÓFICO I

Hay que oponer a la razón metafísica auto-centrada, fundacionalista, totalizadora, que domina y somete a los entes violentándolos, no el “juego de los signos”, los “efectos textuales”, el “Acontecimiento” (Ereignis) frente a la presencia sustancial, sino algo tan sencillo como el sentimiento y la pasión, que dan la presencia indubitable de una subjetividad individual que ya no es la subjetividad racional metafísica depredadora de lo ente. Una subjetividad sentida y sentiente   que no es la subjetividad intelectual del conocimiento alumbrada filosóficamente por medio del ejercicio de la abstracción efectuado sobre las funciones lógicas de la facultad de conocer. 
Frente a este sujeto gnoseológico abstracto hay que afirmar un sujeto concreto y vivo, con sangre emocional y vital, como el que Dilthey pedía que se convirtiera en tema de la filosofía frente al sujeto disecado, sin carne y sin sangre, de la gnoseología moderna. La alternativa real al “logocentrismo” ( término ya usado por Ludwig Klages antes que por Derrida) está solo en el vitalismo, no en la metafísica negativa, invertida, de los posmodernos. 
El sujeto vital y emocional ya no puede ser el fundamento de la verdad del conocer objetivo y del mundo para una razón autoasegurada en su dominio de la naturaleza externa e interna al hombre, porque se trata de la individualidad radical que se siente a sí misma como única verdad en su finitud y radical contingencia no metafísica, es decir, como finitud contingente no deducible de ningún principio único omniabarcante de lo real. 
El sentimiento y la pasión sí descubren una verdad cierta no alcanzable por la razón, pero esta verdad es solo la facticidad radical de la individualidad, no ninguna verdad metafísica universal que pueda servir como fundamento último del conocer y de lo todo lo existente. La individualidad sentida en certeza emocional, al sentir y al querer, no dable ni compartible comunicativamente, sino solo vivida en la interioridad incomunicable, es, como sentenció Kierkegaard, la única verdad de la existencia. No hay tal verdad en ninguna “ontología de la facticidad” que conste de “estructuras” universales y necesarias, trascendentales, del comportarse en el mundo. Si se quiere llegar a la existencia, solo podemos toparnos allí con nuestra individualidad e interioridad como única y suprema verdad. 
Esto supone que tenemos que vérnoslas allí con nuestra perspectiva individual inexcusable e ineliminable, no con un abstracto e indeterminado “ser-ahí”. En el intento de dilucidar la existencia con categorías ontológicas que pretenden estar por encima de la perspectiva “óntica” contingente de nuestra individualidad sigue operando el afán metafísico de laminar todo lo individual elevándose a la región de lo universal-intelectual abstracto. El intelectualismo metafísico continúa aquí intacto y no estamos haciendo otra cosa que tratar de aplicar la universalización por abstracción al plano de la vida, con lo que está seguirá escapándosenos y alumbraremos auténticos monstruos ontológicos, al querer unir lo máximamente conceptual-intelectual, el “Ser”, con la concreción sentida de la propia vida y su radical singularidad no conceptualizable. Estaremos llevando la abstracción filosófica a su más desgraciada y desviada expresión, al quererla aplicar lo que se nos da como concreción realísima no categorizable, nuestra individualidad. A la singularidad de la propia vida sentida solo se le puede hacer justicia mediante un nominalismo radical que rechace toda pretensión de hacer ontología de la existencia y también toda pretensión de que lo esencial constitutivo de la vida es la comunicación intersubjetiva. 
Yo me siento como singularidad no categorizable e incomunicable, es decir, mi existencia individual la siento con certeza absoluta que no puede ser ni comunicada en su sentirse ni incluida en ningún sistema ontológico.

Con esto acaba toda filosofía y solo queda el silencio, pero no el silencio wittgensteniano que solo deja lugar a la representación figurativa del mundo y niega la capacidad de sentir el yo real y concreto y su interioridad, sino el silencio del sentimiento de la propia individualidad encerrado en su interioridad, que vive absolutamente la verdad de sí misma, la verdad de su existencia pura, como verdad única y suprema. 

miércoles, 10 de julio de 2019

DESAHOGO

Miseria del cálculo y de la técnica,
amor noble y sublime rechazado,
razón científica vulgar y gélida,
ignorancia del furor elevado,
necedad de la reflexión escéptica,
a eso está tu vivir condenado. 


Sentir limitado de seudoculta,
anodino pensar cientificista,
no saber de profundidad oculta,
charco de simplona psicología,
espíritu que a lo auténtico insulta,

zopenco filisteísmo es tu vida.

martes, 9 de julio de 2019

FRACASO EN EL ATARDECER




Azul como lo imposible
brilla triste lejanía,
inquietud de mi deseo
busca la calma perdida
en luces y resplandores,
pero noche entristecida
amenaza el placer oculto
de la tarde de la vida.
Dorado el cielo y mísera
la soledad de mi huida 
hacia el horizonte incierto,
donde luz correspondida
por el alma y la pasión
ya es por lo oscuro vencida.
Solo el amor imposible
se alegra del fin del día 
porque su templo es la noche
donde verdad bendecida
serán la nada y el olvido 

y la muerte presentida. 

sábado, 29 de junio de 2019

PRECISIONES ÉTICAS


No estamos sabiendo diferenciar bien entre la cuestión de justicia del derecho universal a la elección de la propia forma de vida y la cuestión de las opiniones particulares, basadas en concepciones plurales acerca de la vida buena, sobre el uso concreto que se haga de ese derecho. El que yo considere racionalmente que es justo que todos tengan derecho a elegir su propia forma de vida no implica que a mí me tenga que gustar vitalmente cualquier uso que se haga de ese derecho.
            El derecho a la elección de la propia forma de vida es un principio normativo de carácter universal que tiene fuerza obligatoria para todo ser racional; la valoración que yo haga de los usos concretos de ese derecho se basará en mi particular concepción de la vida buena, que no se puede imponer normativamente como algo debido para todo ser racional pero a la que yo tengo que recurrir no solo para concretar prácticamente mi derecho a la propia forma de vida sino también para juzgar las opciones vitales de los demás.
            La diferencia a la que estamos aludiendo no es otra que la diferencia, habitualmente discutida en la filosofía práctica contemporánea, entre cuestiones de moralidad, referidas a principios universales de lo justo, y cuestiones de eticidad, referidas a concepciones particulares de vida buena. Según el uso que algunas veces se hace de los términos “ética” y “moral” en el castellano coloquial, habría sido más apropiado, tal vez, referirse a las cuestiones de justicia universalista como cuestiones éticas y a las cuestiones de concepciones particulares de vida buena como cuestiones morales, pero la influencia del vocabulario inglés y alemán ha hecho que en el castellano académico de los debates filosóficos prácticos se use “moralidad” para referirse  a la cuestión de lo justo susceptible de justificación universalista racional y el término “eticidad” (Sittlichkeit) para referirse a la cuestión de la vida buena ligada a un modo individual de ver la vida y el mundo o a la tradición particular de una determinada comunidad.
            Se ha pensado que la tarea de la filosofía práctica sería la justificación de los principios “morales” universales, que alcanzarían así una validez incuestionada en su universalidad y vinculante para todos. Pero el discurso público práctico también puede consistir en la concurrencia de distintas concepciones “éticas” particulares sobre la vida buena que tratan de alcanzar, mediante un uso del lenguaje no demostrativo sino persuasivo por retórico, la hegemonía cultural. Se tiende a pensar que las concepciones particulares sobre la vida buena tienen que tener solo una relevancia privada y que el discurso público tiene que reservarse para las cuestiones “morales” susceptibles de universalización argumentativa. Habría que diferenciar entre un discurso público político, donde sería obligatorio referirnos a lo normativo susceptible de universalización, y un discurso público cultural, donde podrían aparecer concepciones particulares de la vida buena, que no pueden estar apoyadas en discursos racionales de argumentación universalista sino solo en un uso del lenguaje que, como decía Aristóteles, busque no la demostración racional sino la simple persuasión sobre lo que mediante ese uso del lenguaje puede hacerse más plausiblemente atractivo y convincente.
            Yo tengo que tener claro que mi concepción de la vida buena no se puede imponer normativamente pero también es un principio normativo “moral” que yo tengo derecho a recurrir a ella para que me guste o no me guste, e incluso para criticar públicamente, las opciones particulares que cualquiera pueda adoptar en el uso de su derecho universal-racional a la elección de la propia forma de vida. En el discurso cultural práctico se tienen que poder expresar y criticar las concepciones de la vida buena, que no pueden justificarse mediante argumentos racionales demostrativos de su universalidad vinculante normativamente pero alrededor de las cuales pueden desarrollarse exposiciones retóricas sobre su conveniencia plausible.
            No se puede limitar el alcance y relevancia de las concepciones de vida buena a una estricta privacidad individual sino que tiene que ser posible su expresión y explicación en un ámbito cultural público. Sería un totalitarismo de la razón comunicativa querer circunscribir el ámbito del discurso público a lo susceptible de universalización argumentativa o a aquellos elementos de las concepciones sustanciales de vida buena que pueden servir de apoyo motivacional para el cumplimiento de principios normativos universales. Tiene que haber un ámbito de discusión pública no de lo práctico-universalizable sino también de concepciones particulares que se expresan y se tratan de comprender no mediante el uso racional-universal del lenguaje sino mediante un uso retórico-expresivo del mismo. El que mi concepción de la vida buena no sea universalizable normativamente no reduce a cero su relevancia práctica pública. Hay una relevancia práctica “existencial” de la convicción privada “monológica” sobre la verdad de mi propia concepción de la vida buena. Y esa relevancia privada “existencial” puede ser compartida culturalmente mediante un apropiado uso retórico del lenguaje expresivo en el contexto de un discurso cultural público de carácter práctico.
            En última instancia, las concepciones de vida buena pueden estar solo apoyadas en mi opción perspectivística, dependiente de mi estar situado fatalmente y fácticamente en una circunstancia personal particular. Pero en la entrada en liza cultural de mi concepción de la vida buena frente a otras, yo puedo tratar y tengo que tratar de hacer ver mediante un uso retórico del lenguaje que mi concepción es la verdadera. Un uso del lenguaje que no podrá ser demostrativo de la validez universal evidente de mi concepción de la vida buena pero sí un uso revelador de aspectos de la cosa misma.  Así es como expreso la verdad existencial de mi perspectiva fáctica y como, además, puedo hacer que alguien pueda alcanzar la evidencia intuitiva de aspectos objetivos de la vida que podrían haber pasado desapercibidos en su concepción de partida sobre la vida buena.
            La restricción del discurso de la filosofía práctica a las cuestiones de “moralidad” tiene que ver con una concepción de la filosofía según la cual esta es un discurso dirigido a la transmisión demostrativa de la verdad con el criterio de universalidad como norma de la evidencia de tal verdad. Una concepción de la filosofía que la entienda como diálogo de perspectivas donde la idea regulativa no sea la obtención evidente de la verdad única y universal sino la expresión y la comprensión de perspectivas es más apropiada para dar cabida a la discusión, no concluible por apelación a principios universales evidentes, de concepciones particulares sobre el mundo y la vida. Pero por eso mismo, una filosofía hermenéutica en sentido “edificante” (por utilizar el término empleado por Richard Rorty) no puede limitarse a un metadiscurso que trate de hacer valer el relativismo sobre el objetivismo o el contextualismo sobre la justificación universal sino que tiene que dar rienda suelta a la declaración de cosmovisiones, juicios de valor, concepciones concretas de vida buena y posicionamientos críticos sobre todo ello, que si bien no pueden tener una pretensión de verdad universal, se tienen que exponer como perspectivas concretas en las que uno cree como verdaderas. Esas perspectivas concretas no podrán contar nunca con el apoyo de la argumentación universalista que las harían normativamente vinculante para todos, pero pueden estar apoyadas, y así se tiene que querer intentar mostrar, en una evidencia intuitiva, la cual siempre tendrá que permanecer, en su fuerza última de convicción,  privada y “monológica”, pero que se puede intentar compartir culturalmente mediante un discurso no demostrativo pero sí revelador y dirigido a los “existentes” y no a la subjetividad o intersubjetividad de los individuos en su pureza racional desligada por su universalidad de toda situación mundana y vital particular-concreta.
Habría que ver también si los principios normativos, racionales en su universalidad, sobre lo justo no tienen solo un valor negativo, limitador de la acción, en la medida en que me prohíben moralmente hacer nada que pueda menoscabar esos principios como constituyentes de derechos subjetivos, mientras que la acción positiva requeriría siempre recurrir a concepciones de la vida buena que no pueden estar nunca basadas en el universalismo de la razón pura práctica
Pero nuestra intención en este artículo era solo recordar la diferencia entre “moralidad” y “eticidad” para así advertir de que el que yo considere justo “moralmente” la universalidad del derecho a la propia forma de vida no me compromete a juzgar como buenos y correctos “éticamente” los uso concretos que se hagan de ese derecho justo. Igual que se dice que el partidario consciente y comprometido de la libertad de expresión estaría dispuesto a decir: “No estoy de acuerdo con lo que usted dice, pero daría mi vida por su derecho a decirlo”, el partidario de la libre elección de la propia forma de vida podría decir: “Su forma de vida me parece equivocada y no acorde a un proyecto correcto de vida buena, pero daría mi vida por su derecho a elegir esa forma de vida”. Igual que yo puedo ser consciente de la corrección “moral” del derecho de toda persona a leer el periódico que quiera pero puedo pensar que leer determinado periódico es señal de poca inteligencia o un error en relación al desarrollo íntegro y superior de la persona, yo también puedo estar a favor de que todos tengan derecho a elegir su propia forma de vida y que cualquiera que sea la forma de vida elegida se tengan los mismos derechos civiles que los demás, y sin embargo puedo pensar que la elección de determinada forma de vida es un error en la medida en que no contribuye a la consecución de la vida buena, plena y superior. Y si yo pienso que leer determinado periódico es de idiotas, eso no justifica el que se me considere un enemigo de la libertad de elección de periódico o que se considere mi opinión sobre ese periódico como algo moralmente reprobable o que se considere que tengo una fobia inmoral a la lectura de ese periódico que atenta contra o dificulta la libertad de cualquiera para leerlo.         
 dar rienda suelta a la declaracivalor, concepciones concretassas  justificacina filosof de tal verdad.     
           
                  
                       

sábado, 25 de mayo de 2019

AGRADECIMIENTO EN LA NOCHE DE AMOR




Hoguera sosegada de mis sueños
y dulzura callada de tu amor;
habrá estrellas ebrias de pasión,
morirán en luz los terribles miedos.

La noche será alto triunfo eterno,
cesarán la locura y el dolor,
resplandecerá la santa visión
del día con gozoso encantamiento.

Es la calma de la noble alegría 
del reflejo brillante de tu risa
en toda la extensión de nuestra unión.

Es la incomunicable sensación
que vive en la constante elevación
donde soñará siempre nuestra dicha. 



miércoles, 10 de abril de 2019

ENTUSIASMO



ENTUSIASMO


Fervor del vino, mujeres hermosas,
rápida huida del alma humedecida
hacia feliz locura bendecida
sin difíciles Ideas penosas. 

Perdición en las músicas rumbosas
con sensación de gozo repetida
que vence la seriedad resentida
contra las dulces chicas salerosas.

Quiero disfrutar del carnal abismo
que el burgués y el filósofo condenan,
heraldos del racional filisteísmo.

¡ Guerra a los que mis instintos refrenan!
¡Renuncio a todo mi intelectualismo!
¡Vida de entusiasmos que se rebelan!


ÉXITO DE LA UNIÓN AMOROSA EN UN DÍA DE VERANO


ÉXITO DE LA UNIÓN AMOROSA EN  DÍA UN  DE VERANO






Rumor de la existencia y energía
en claridad de ascenso entusiasmado
con gozo de luz en cuerpo amado
que irrumpe en dulces besos de alegría.

El alma tiene su suprema guía
en la visión de tu impulso elevado
hacia las cumbres del querer saciado,
plenitud de calmada rebeldía.

El caminar por campos del estío 
es el ardor colmado de bendición
para la noche ya sin más vacío.

El caluroso amor de lograda unión
será el fracaso del penar baldío 
para placer de altiva sensación.

lunes, 25 de marzo de 2019

ATAQUE

 EL TROL JUANGRE ATACA DE NUEVO                                                      


You`re under intellectual attack

Acheronta movebo!

Vamos a hacer pupitarl


Me ne frego!
("Me importa un bledo”)
(Grito de guerra de los fascistas italianos)














"¡Alalí, Alalí jóvenes; dad caza al pequeño burgués!"

                                                                 José Ortega y Gasset, "Dislocación y restauración de                        España", 1926







MICRORRELATO


Él se acercó a la pareja, que comenzaba a amartelarse, y le dio un leve golpe al chico en el estómago. Ella se desentendió del acercamiento amoroso y le dijo que le acompañará al fondo del disco-pub, donde había una pequeña sala en la que no había nadie en ese momento.Hacia allí se encaminó él acompañado por la refunfuñante chica.
Se sentaron sobre los cojines de dos butacas y permanecieron un momento rígidos, sin acomodarse. Comenzó ella a hablar:
-Quiero que me dejes en paz. No me gustas y voy a seguir con Alberto porque lo quiero y me gusta.
Él hizo un gesto de ligera pena, pero enseguida levantó la voz con algo de violencia y dijo:
-Es un ser insustancial y vulgar y más filisteo que los cojones de Goliat. Vete con él y púdrete como una pequeña burguesa, que es lo que eres.
Ella comenzó a gemir, pero se levantó con energía y se fue otra vez con su chico.



CITA DE MIGUEL DE CERVANTES

Siempre escogen las mujeres
aquello que vale menos
porque excede su mal gusto
a cualquier merecimiento.


POR QUÉ, SEGÚN ARISTÓTELES, ALGUNAS PAREJAS TIENEN HIJAS Y NO HIJOS

"Desde luego, el que no se parece a sus padres es ya en cierto modo un monstruo,pues en estos casos la naturaleza se ha desviado del género. El primer comienzo de esta desviación es que se origine una hembra y no un macho. Pero ella es necesaria por naturaleza: pues hay que preservar el género de los animales divididos en hembra y macho. Y como algunas veces el macho no puede prevalecer por su juventud, vejez o alguna otra causa similar, es forzoso que se produzcan hembras entre los animales.(...)
Si el residuo seminal que hay en las reglas recibe una buena cocción, el movimiento del macho le hará la forma de acuerdo con la suya propia. Y es que no hay ninguna diferencia en decir que el semen o el movimiento hacen crecer cada una de las partes; como también es igual decir que las hacen crecer como que les dan forma desde el principio; pues es la misma definición del movimiento. De modo que si este movimiento prevalece hará un macho y no una hembra, y parecido a su progenitor pero no a la madre; y si no prevalece, sea cual sea la facultad en la que no haya prevalecido, producirá una carencia de esa misma facultad". 

"Reproducción de los animales" 767b, 7-12

😂😂😂😂😂😂




ESBOZO EN PROSA DE RICHARD WAGNER PARA UN DRAMA MUSICAL NUNCA COMPUESTO POR ÉL



(Para M)



Los vencedores

"Buda, en su última peregrinación. Ananda bebe de la fuente de manos de Prakriti, la muchacha candala. Vehemente amor de esta hacia Ananda: gran combate amoroso: Ananda conmovido hasta las lágrimas y angustiado, es liberado por Chakya. Prakriti llega hasta Buda, en la puerta de la ciudad bajo los árboles, para rogarle la unión con Ananda. Buda pregunta a Prakriti si está dispuesta a satisfacer las condiciones de esta unión. Diálogo de doble sentido, donde Prakriti comprende que se trata de una unión en el sentido de su pasión: asustada y entre sollozos , cae en tierra cuando finalmente escucha que también tiene que compartir el voto de castidad de Ananda. Ananda, perseguido por los brahmanes. Reproches a Buda por ocuparse de una muchacha candala. Ataque de Buda contra el espíritu de casta. A continuación narra la historia de Prakriti en una encarnación anterior: fue entonces la hija de un orgulloso brahmán, el rey candala, que recordaba una existencia anterior como brahmán, solicitó para su hijo, que había sido asaltado por vehemente amor, la hija del brahmán; llevada de orgullo y arrogancia , esta no correspondió a aquel amor y se burló del desdichado. Tiene que expiar aquella culpa y ha vuelto a nacer como muchacha candala, para sufrir los tormentos del amor sin esperanza; y al tiempo para renunciar y llegar a ser conducida a la redención total mediante admisión en la comunidad de Buda. Prakriti contesta, pues, a la pregunta de Buda con un alegre sí. Ananda la acoge y y saluda como hermana. Última enseñanza de Buda.Todos se declaran discípulos suyos. Parte con ellos al lugar de su redención".   



















UNA PERLA POLINESIA DE LEON TOLSTOI SOBRE LOS MÉDICOS 

"Son incontables los crímenes que esta gente ha perpetrado. Pero todos estos crímenes no son nada comparados con la degeneración moral del materialismo que estos individuos inoculan en el mundo, sobre todo a través de las mujeres."

“Sonata a Kreutzer”
















UNA CITA DE GANDHI

“No me propongo destruir los ferrocarriles o los hospitales, aunque ciertamente recibiría con agrado su destrucción natural. Ni los ferrocarriles ni los hospitales son una prueba de una civilización pura y elevada. Como mucho, son un mal necesario. Ni unos ni otros añaden una pulgada a la talla moral de una nación.” 

“El hombre frente a la máquina” (Selección de textos) 






UNAS CITAS DE HEIDEGGER
(Dedicadas a M para que “medite”)


“Hay así dos tipos de pensar, cada uno de los cuales es, a su vez y a su manera, justificado y necesario: el pensar calculador y la reflexión meditativa.
Es a esta última a la que nos referimos cuando decimos que el hombre de hoy huye ante el pensar. De todos modos, se replica, la mera reflexión no se percata de que está en las nubes, por encima de la realidad. Pierde pie. No tiene utilidad para acometer los asuntos corrientes. No aporta beneficios alas realizaciones de orden práctico. 
Y, se añade finalmente, la mera reflexión, la meditación perseverante, es demasiado “elevada” para el entendimiento común. De esta evasiva solo es cierta que el pensar meditativo se da tan poco espontáneamente como el pensar calculador. El pensar meditativo exige a veces un esfuerzo superior. Exige un largo entrenamiento. Requiere cuidados aún más delicados que cualquier otro oficio auténtico. Pero también, como el campesino, debe saber esperar a que brote la semilla y llegue a madurar.
(…)
Así, en el mes de julio de este año, dieciocho titulares del premio Nobel reunidos en la isla de Mainau han declarado literalmente en un manifiesto: “La ciencia —o sea, aquí la ciencia natural moderna— es un camino que conduce a iba vida humana más feliz”.
¿Qué hay de esta afirmación? ¿Nace de una meditación? ¿ Piensa alguna vez en pos del sentido de la era atómica? No. En el caso de que nos dejemos satisfacer por la citada afirmación respecto a la ciencia, permaneceremos todo lo posiblemente alejados de una meditación acerca de la época presente. ¿ Por qué? Porque olvidamos reflexionar. Porque olvidamos preguntar: ¿A qué se debe que la técnica científica haya podido descubrir y poner en libertad nuevas energías naturales? 
Se debe a que, desde hace algunos siglos, tiene lugar una revolución en todas las representaciones cardinales ( massgebenden Vorstellungen). Al hombre se le traslada así a otra realidad. Esta revolución radical de nuestra manera de ver el mundo se lleva a cabo en la filosofía moderna. De ahí nace una posición totalmente nueva del hombre en el mundo y respecto al mundo. Ahora el mundo aparece como un objeto al que el pensamiento calculador dirige sus ataques y a los que ya nada debe poder resistir”.

“Serenidad” (Gelassenheit) 


—————————————————————————————————————————













UNAS CITAS DE OTTO WEININGER 


Cuando un hombre desea a una mujer y dice que la ama, o miente o no sabe lo que es el amor: así son de diferentes el amor y el impulso sexual. He aquí que casi siempre se deba considerar como una hipocresía cuando se habla de amor en el matrimonio. 
(…)
Existe, pues el amor “platónico”, aún cuando lo nieguen los profesores de psiquiatría. Podría incluso decir que solo existe el amor “platónico”. Lo que también se suele llamar amor pertenece al reino de lo inmundo. Únicamente hay un amor: el amor por Beatriz, la adoración a la Madonna. Para el coito está destinada la prostituta babilónica.
(…) 
Este proceso no puede, pues, reconocer su causa en la persona amada, que muchas veces es una insulsa jovencita, una estúpida, una incorregible coqueta, o por lo menos, carece a los ojos de todos de esas cualidades sobrenaturales con que pretende adornarla su adorador. ¿ No será más probable que esa persona concreta, en vez de ser el objeto del amor, constituya el punto de partida de un movimiento incomparablemente más amplio? 
En todo amor el hombre no ama otra cosa que a sí mismo. No a su subjetividad, no a aquello que él es con todas sus debilidades, bajezas, dificultades y pequeñeces, sino lo que él quisiera y debiera ser, un ser inteligible más profundo, libre de toda necesidad, de toda mácula terrenal. En su realidad dentro del espacio y del tiempo, dentro de la limitación de sus sentidos, este ser no es el prototipo luminoso y puro. Cuanto más profundamente se examina a sí mismo más turbio y mancillado se encuentra, y en modo alguno halla esa pureza inmaculada que con tanto afán busca. Esa meta deseada, ese esplendor radiante no se encuentra en el fondo de su propio ser, y por ello debe imaginárselo en el exterior. Proyecta su ideal de un ser dotado de valor absoluto, que no logra aislar dentro de sí mismo, sobre otro ser humano; esto y solo esto significa su amor por esa criatura. 
(…)
Así, el amante no querría a ningún precio impurificar a su amada con su proximidad, pero trata de verla muchas veces en la lejanía para cerciorarse de su existencia. 


Otto Weininger (Viena 1880-Viena 1903), “Sexo y carácter”, Segunda Parte, cap. XI (Erótica y estética)

—————————————————————————————————————————



RECADO PARA M:

Sí, hija, sí, Franco era malísimo. A todos los que eran del Movimiento, como tu padre, los tenían que haber fusilado, en vez de hacer la Transición esa 😀😀😀


---------------------------------------------------------------------------------------------------------------

RECADO PARA MLT

Sí, hija, sí, el aborto es  buenísimo. A ti, tu madre te tenía que haber abortado, en vez de tenerte presionada por la ideología católica de la familia pequeñoburguesa.











CITA DE NIETZSCHE


"Eure Liebe zum Weibe und des Weibe Liebe zum Manne: ach, möchte sie doch Mitleiden sein mit leidenden und verhüllten Göttern! Aber zumeist erraten zwei Tiere einander"

Nietzsche, "Also sprach Zaratustra"

"Vuestro amor a la mujer y el amor de la mujer al hombre. ¡Ojalá fuera compasión por dioses dolientes y ocultos! Pero casi siempre es un animal que presiente al otro".










FINAL DEL ARTÍCULO "LA ELECCIÓN EN AMOR" (1927) DE JOSÉ ORTEGA Y GASSET

"Desde el punto de vista de la selección humana, este hecho significa que la mujer no colabora con su preferencia sentimental en el perfeccionamiento de la especie; al menos, en el sentido que los hombres atribuimos a éste. Tiende más bien a eliminar a los individuos mejores, masculinamente hablando, a los que innovan y emprenden altas empresas, y manifiesta un decidido entusiasmo por la mediocridad. Cuando se ha pasado buena porción de la vida con la pupila abierta, observando el ir y venir de la mujer, no es fácil hacerse ilusiones sobre la norma de sus preferencias. Todo el buen deseo que a veces muestra de exaltarse por los hombres óptimos suele fracasar tristemente, y, en cambio, se la ve nadar a gusto, como en su elemento, cuando circula entre hombres mediocres. 
Este es el hecho que la observación apronta; mas no se crea que al formularlo va incluso una censura al carácter normal de la mujer. Repito que los propósitos de la Naturaleza quedan superlativamente arcanos. ¿Quién sabe si a la postre conviene este desprecio de la mujer hacia lo mejor? Tal vez su papel en la mecánica de la historia es ser una fuerza retardataria frente a la turbulenta inquietud, al afán de cambio y avance que brota del alma masculina. Ello es que, tomando la cuestión con su más amplio horizonte y como zoológicamente, la tendencia natural de los fervores femeninos parece resuelta a mantener la especie dentro de límites mediocres, a evitar la selección en el sentido de lo óptimo, a procurar que el hombre no llegue nunca a ser semidiós o arcángel".




OTRA CITA DE NIETZSCHE

"Solo los grandes despreciadores son capaces del gran amor"


CITA DE MAX SCHELER SOBRE EL AMOR ROMÁNTICO (para tratar de hacerme comprender: esta es la única clase de amor que yo he vivido en mi juventud) 


“El amor sexual romántico no carece menos, en efecto, del genuino “amour passion”; es solo una transformación espiritual ulterior de cambiantes movimientos del impulso y de una libídine ( naturalmente) desenfrenada, que en lugar de concentrarse inmediatamente por obra del genuino amor sexual en un objeto, únicamente son conducidos y arrastrados aquí y allá por una actividad espiritual, por la unión con veleidades culturales, artísticas, científicas, con relaciones sociales superficiales, etc. El amante “romántico” solo es en el fondo un “amigo sensual” hasta cierto punto. Siempre le falta, por ende, el elemental empuje y veracidad de la pasión amorosa. Jamás se ata con esa instintiva exclusividad que produce el genuino amor sexual. Tiene constantemente “muchas” liaisons, que con una mezcla sui generis de espíritu y sensualidad pueden desplegarse pasajeramente en los “momentos felices” de los que nuestros románticos tienen tanto que contar y que encarecen tan gravemente. Añádase que para el tipo romántico solo se da el “amor” bajo la forma de la nostalgia, de suerte que con la satisfacción en el acto sexual —si es que ya de suyo no se le quita del camino a este— no queda lleno ni crece, sino que antes bien las más de las veces se disuelve y desaparece. El “alejamiento” es, como medio de hacer posible la fruición de la nostalgia, justamente constitutivo las más de las veces de este “amor romántico”. Pues bien, es este seudo-amor romántico el que resulta de hecho muy bien “explicado” por la doctrina de Schopenhauer y Freud, de la represión y de la transformación espiritual;(…). El amor existente como mero sentimiento solo y para él y que pone la vida a su servicio, es una idea con la que nos encontramos en todos los románticos. Supone la falsa sensualización del espíritu y la falsa espiritualización de lo sensible, por igual. Es demasiado espiritual y demasiado cínica a la vez. Esta idea hace del amor, e incluso meramente de la conciencia del amor, es decir, de la reflexión sobre el amor confundida con el amor mismo, por decirlo así, un l’art pour l’art.

“Esencia y forma de la simpatía”